miércoles, 27 de abril de 2011

Presocráticos

Presocráticos


INDICE:


• Caracteres de la Filosofía Presocrática
• Los Presocráticos y sus diferentes Arjé
• Clasificación de los Presocráticos
• Desarrollo de los presocráticos tratados en clase
o Tales de Mileto
o Anaximandro de Mileto
o Anaxímenes de Mileto
o Heráclito de Efeso
o Pitágoras de Samos
o Parménides de Elea

• Caracteres de la Filosofía Presocrática
El nombre de presocráticos hace referencia a todos aquellos pensadores que ejercieron su labor filosófica antes de Sócrates (desde el año 624 a. C. hasta el siglo V a. C.), es decir que está dominada por el problema cosmológico. No obstante, esta cronología es bastante artificial, ya que muchos de estos hombres fueron contemporáneos e incluso sobrevivieron a Sócrates. Con ellos se inaugura la filosofía como paradigma racional autónomo y original, es decir, ocupan ese punto de bifurcación en el que se abrió paso un nuevo camino, el logos, la razón, que terminó desalojando la religión, el rito, el mito.
No excluye al hombre de sus consideraciones; pero ve en él solamente una parte o un elemento de la naturaleza y no el centro de un problema específico.
Para los presocráticos, los mismos principios que explican la constitución del mundo físico explican también la del hombre.
Es tarea de la filosofía presocrática rastrear y reconocer la unidad que hace de esta un mundo: la única sustancia que constituye su ser, la ley única que regula el devenir.
La sustancia es para los presocráticos la materia de que todas las cosas se componen, pero es también la fuerza que explica su composición, nacimiento y su muerte, su perpetua mutación.
La filosofía presocrática ha conquistado por primera vez la posibilidad especulativa de concebir la naturaleza como un mundo y establecido como base de tal posibilidad ala sustancia, entendida como principio del ser y del devenir.
Los caracteres de cada filosofía son determinadas por la naturaleza de sus problemas: y no cabe duda de que el problema predominante en dicha filosofía es el cosmológico.
El mayor mérito de los primeros filósofos griegos ha sido el haber aislado un problema específico determinado, el del mundo, saliendo de la confusión caótica de los problemas y exigencias que se entrecruzan en las primeras manifestaciones filosóficas de los poetas más antiguos.
La pregunta por el principio de todas las cosas, por el arjé de la physis, caracteriza a los filósofos presocráticos, que respondieron a ella de muy diversas maneras. Los presocráticos basaron sus teorías en la especulación sobre el principio material de la naturaleza.
Cabe destacar que dentro del pensamiento griego no existe la idea de CREACIÓN (propia del pensamiento judío – cristiano que admite la formación de algo a partir de la nada)
Para un griego siempre tendrá que haber algo, un principio originario material (arjé), a partir del cual aparecen, se generan, las cosas que componen el mundo

• Los Presocráticos y sus diferentes Arjé.
Conceptos Lugar de Origen Fecha Principios Escuela
Tales Mileto C. 640 Agua Jónicos
Anaximandro Mileto C. 610 Apeirón Jónicos
Anaxímenes Mileto C. 550 Aire Jónicos
Heráclito Efeso C. 540 Fuego – Logos Jónicos
Jenófanes Colofón C. 580 El uno
Pitágoras Samos C. 532 Par – Impar NºItálicos
Parménides Elea C. 540 Ser Itálicos
Zenón Elea C. 490 Ser Itálicos
Anaxágoras Clazomene C. 500 Nous Pluralistas postparmenídeos
Empédocles Aciagas C. 490 Cuatro raíces: agua, aire, tierra, fuego. Amor - Odio Pluralistas postparmenídeos
Leucipo Mileto? Elea? C. 460 Átomos - vacío Pluralistas postparmenídeos
Demócrito Abdera C. 460 Átomos - vacío Pluralistas postparmenídeos

• Clasificación de los Presocráticos:
Las ideas de los filósofos presocráticos pueden dividirse en dos grandes grupos: los partidarios del monismo y los cercanos al pluralismo.
Mientras que los primeros filósofos pueden ser considerados monistas puesto que buscaron el arjé un solo elemento (excepto los pitagóricos claramente dualistas), los que siguieron son considerados pluralistas dado que ya no buscarían un solo elemento (que al transformarse da lugar a todo) sino una multiplicidad de éstos que al combinarse entre sí dan origen a un universo múltiple y móvil.
Otra forma de clasificación, sería la siguiente:
a) Tradición científica Jónica (Tales, Anaximandro, Anaxímenes y Heráclito)
b) Tradición mística de italia meridional -metafísica- (Pitágoras y Parménides).
Y finalmente, la tradición de los últimos pre-socráticos: Empédocles, Anaxágoras y Demócrito, que intentan superar a Parménides.

• Desarrollo de los presocráticos tratados en clase:
Sea como sea que se entienda el inicio o el fin del período histórico considerado, nos encontramos allí con un grupo de pensadores que dista mucho de ser homogéneo en sus intereses especulativos, en sus métodos e incluso en sus formas expresivas. Sin embargo muchos autores antiguos y modernos han ensayado diversas maneras de agruparlos, y de entender la estructura y la evolución de esta época de la historia de la filosofía.


Aristóteles, en la Metafísica indica que Tales de Mileto es el iniciador de un tipo de filosofía que concibió que el principio de todos los entes era de índole material. A partir de esta consideración la tradición entera de la historiografía ha dado por sentado que Tales fue el primer filósofo.

• Tales de Mileto:
Una primera respuesta la encontramos en Tales de Mileto (h. 624 a. C.-h. 546 a. C.). Se le considera el primer filósofo de la historia de la filosofía occidental, y fue el fundador de la escuela jónica de filosofía.
Fue el primero y más famoso de los Siete Sabios de Grecia (el sabio astrónomo), y habría tenido, según una tradición antigua no muy segura, como discípulo y protegido a Pitágoras.2 Fue además uno de los más grandes astrónomos y matemáticos de su época.
Sus estudios abarcaron profundamente el área de la geometría, álgebra lineal, geometría del espacio y algunas ramas de la física, tales como la estática, la dinámica y la óptica. Su vida está envuelta en un halo de leyenda.
Para Tales de Mileto el principio o arjé era el agua, afirmación que se fundamentaba en la observación de que todo cuerpo, alimento ó germen poseía la cualidad de lo húmedo, siendo el agua su principio rector. Lo importante de dicha afirmación no estriba en la elección del principio, sino en la afirmación de la necesidad de la existencia de éste para explicar la multiplicidad empírica y en que la arjé se formula fuera de todo contenido religioso. Si Tales es el primer filósofo, la filosofía surge como una explicación genealógica de lo real, de la physis, como generalización de la ley universal de todo acontecer.

• Anaximandro de Mileto:
El segundo presocrático del que tenemos noticia fue un filósofo jonio. Nació en los años 610 a. C. en la ciudad jonia de Mileto (Asia Menor) y murió aproximadamente en el 546 a. C.
La respuesta dada por Anaximandro a la cuestión del arjé puede considerarse un paso adelante respecto a Tales .), pues toda la multiplicidad (determinada) de seres surge de un principio que ya no es un «elemento físico», sino un preelemento indefinido e indeterminado: el apeiron (de péras, límite, determinación). El apeiron es la génesis y principio de los seres, por lo que ello mismo evade y rehuye toda determinación.
Lo interesante del pensamiento de Anaximandro es la negación de toda evidencia empírica. El apeiron es un principio abstracto, hipotético, que contradice toda experiencia sensible, es inmortal e indestructible, inengendrado e imperecedero, pero que de él se engendran todas las cosas. Todo sale y todo vuelve al ápeiron según un ciclo necesario. De él se separan las sustancias opuestas entre sí en el mundo y, cuando prevalece la una sobre la otra, se produce una reacción que restablece el equilibrio según la necesidad, pues se pagan mutua pena y retribución por su injusticia según la disposición del tiempo.




• Anaxímenes de Mileto:

Anaxímenes nació en Mileto en el 585 a.C., aproximadamente, y murió en el 524 a.C. Se opone a Anaximandro y a Tales en cuanto a la determinación del arjé, pues considera que el principio creador de todas las cosas es el aire, que por condensación y enrarecimiento, en ciclos infinitamente repetidos, origina todos los seres y sus diferencias cualitativas. Aire es también el alma (psiché), soplo o aliento divino similar al aire que nos rodea.
Probablemente haya tomado esta elección a partir de la experiencia, influyendo la observación de los seres vivos y la importancia del fenómeno de la respiración.
Por condensación del aire, dice Anaxímenes, se forman las nubes; si las nubes se condensan se forma el agua; la condensación del agua de lugar a la constitución del hielo, de la tierra; y la condensación de la tierra da lugar a la constitución de las piedras y los minerales; el proceso inverso lo representa la rarefacción: piedra, tierra, agua, nubes, aire y, por último la rarefacción del aire produciría el fuego.
En terminología moderna podemos decir que Anaxímenes está intentando basar la explicación de lo cualitativo en lo cuantitativo; encontramos en él, por lo tanto, un intento de explicar el mecanismo de transformación de unos elementos en otros, del que no disponían Tales ni Anaximandro. Al igual que ellos insiste, sin embargo, en afirmar una causa material como principio del mundo y, por lo tanto, en tratar de llevar a la unidad la diversidad de la realidad observable.

• Heráclito de Efeso:
Nació hacia el año 535 a. C. y falleció hacia el 484 a. C..
Era natural de Éfeso, ciudad de la Jonia, en la costa occidental del Asia Menor. Como los demás filósofos anteriores a Platón, no quedan más que fragmentos de sus obras, y en gran parte se conocen sus aportes gracias a testimonios posteriores.
Muy poco se sabe de la biografía de Heráclito de Éfeso, apodado el Oscuro por el carácter enigmático que revistió a menudo su estilo.
Es común incluir a Heráclito entre los primeros filósofos físicos (φυσικοι, como los llamó Aristóteles), que pensaban que el mundo procedía de un principio natural (como el agua para Tales, el aire para Anaxímenes), y este error de clasificación se debe a que, para Heráclito, este principio es el fuego, lo cual no debe leerse en un sentido literal, pues es una metáfora como, a su vez, lo eran para Tales y Anaxímenes. El principio del fuego refiere al movimiento y cambio constante en el que se encuentra el mundo. Esta permanente movilidad se fundamenta en una estructura de contrarios. La contradicción está en el origen de todas las cosas.
Afirmó que el origen de todas las cosas es la guerra, la lucha y oposición de contrarios de la que surge la armonía, según una inexorable ley que remite a una unidad oculta: el logos, el fuego eterno que «se enciende según medida y se apaga según medida». Todas las cosas están sujetas a un devenir perpetuo donde todo fluye y nada permanece, y donde el nacer o perecer de un ser implica necesariamente el nacer o perecer de su contrario. La naturaleza es conflicto, lucha de presencias y ocultamientos: «Nos bañamos y no nos bañamos en el mismo río; somos y no somos».
A la figura de Heráclito se le suele contraponerla de Parménides.

• Pitágoras de Samos:
Pitágoras (aproximadamente 582 - 507 a. C.) fue un filósofo y matemático griego, famoso sobre todo por el Teorema de Pitágoras, que en realidad pertenece a la escuela pitagórica y no sólo a Pitágoras.
Muy importante fue su doctrina del número, según la cual, éste es concebido como la arjé o principio de todo lo presente y de todo lo pensable. Pero el numero ha de entenderse cualitativamente y como determinación ontológica, no cuantitativamente. Dentro de esta doctrina, los pitagóricos le concedieron especial importancia al tetraktys, es decir, a la serie numérica 1 +2 + 3 +4, cuya suma es igual a 10 (década), igual que son diez los principios de los opuestos e incluso los cuerpos celestes: nueve visibles y una ariti-Tierra añadida (Antikton).





• Parménides de Elea:
Nació entre el 530 a. C. y el 515 a. C. en la ciudad de Elea, colonia griega del sur de Magna Grecia (Italia), ciudad que le debió también su legislación.
Parménides escribió una sola obra, un poema en verso épico, del cual nos han llegado fragmentos conservados en citas de otros autores.
Inspirado probablemente en la literatura oracular y mistérica, el poema con el cual comienza Parménides da a entender que el contenido que le sigue debe considerarse "revelación" filosófica.
El núcleo fundamental del poema se divide en dos partes:
1. La vía de la verdad (en la que expone su propia doctrina filosófica)
2. La vía de la opinión (doxa), en la que utilizando algunos elementos posiblemente de origen pitagórico- se expone una cosmología criticada como "engañosa".
Parménides pretende pues, construir la vía de la verdad. Y así, deducirá que el Ser ("lo que es") es ingénito e imperecedero; finito, contínuo y único; indivisible e inmóvil.
En efecto: el ser es imperecedero e ingendrado porque en caso contrario habría que suponer que procede del no-Ser y vuelve a él; pero el no-Ser es impensable e inexistente. Del mismo modo, el Ser es "uno", ya que si hubiera otra cosa sería el no-Ser. Y también inmóvil, porque todo cambio sería hacia el no-Ser. E indivisible, puesto que el vacío que separaría a las partes sería equilvanete al no-Ser.


BIBLIOGRAFIA:
• ABBAGNANO Nicolas, Historia de la Filosofía, Editorial Hora S. A, 1994, Barcelona (España)
• MARÍAS Julián, “La Filosofía en sus textos”, Editorial Labor, 1950, Montevideo (Uruguay).
• Mondolfo Rodolfo, “Pensamiento antiguo I”, Editorial Losada S.A, 1942, Buenos Aires (Argentina)
• http://filosofia.idoneos.com/index.php/280933ç
• http://es.wikipedia.org/wiki/Filosof%C3%ADa_presocr%C3%A1tica

2 comentarios:

  1. Perdonen pero el cuadro de los arjé no salió como estaba guardado, además de las imágEnes de los filósofos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo, me has informado muy bien y me has sido de mucha ayuda frente a mi trabajo y mis hambrientas curiosidades del saber Claretianos

    ResponderEliminar